Golgotha, Més enllà del calvari

Golgotha 2

No tots els dies es queda per fer una birra amb un grup com Golgotha. I és que estam parlant d’un grup que es va formar fa 23 anys i que va esdevenir el referent illenc i, per què no dir-ho?, estatal, del que es va anomenar doom metal.

Golgotha inicien la seva existència a Palma el 1992 en el mateix període en què ho fan els grans clàssics del gènere. Parlam de grups ara mateix reconegudíssims com Anathema, My Dying Bride, Paradise Lost o els grandiosos Cathedral; representants tots ells d’una escena emergent caracteritzada per fusionar elements propis del death metal amb un context molt més lent, melòdic, i amb una essència de tristor, melancolia i angoixa molt present tant en els arranjaments musicals com en les lletres de les cançons i la imatgeria dels grups.

En els seus primers quatre anys d’existència Golgotha va editar tres treballs discogràfics: l’EP de debut Caves Of Mind (Drowned Productions, 1994) i els dos discs Melancholy (Repulse Records, 1995) i Elemental Changes (Repulse Records, 1998). Posteriorment el grup desapareix fins el 2005 en què surt un nou treball on només apareix Vicente Payà com a membre de les anteriors formacions del grup: New Life (Electric Chair Music, 2005).

Després d’aquest darrer disc i alguns concerts, tornen a passar uns anys sense activitat fins que, per sort de tots els seus seguidors, el 2015 Golgotha decideix reunir-se. Per tant quedar amb ells per fer aquesta entrevista era obligatori. Parlam (entre birres i nachos) amb en Rubén (bateria), en Pincho (veu) i en Vicente (guitarra) perquè ens expliquin en primera persona la seva història, el sentit d’aquesta reunió i per aprofundir en alguns aspectes relacionats amb la seva música i amb l’escena actual.

40PUTES: Golgotha ja fa 23 anys que es va formar. Sou conscients que hi havia gent que ara us segueix o que podria estar interessada en la vostra trajectòria que encara no havia nascut? (rialles) Podríeu explicar quina és la vostra història, i així ens posam tots en context?

Vicente: Yo tenía un grupo de death metal que se llamaba Unbounded Terror y tenía ganas de hacer otro tipo de música como proyecto. Por eso monté Golgotha. Hice cuatro temas y hablé con Pincho para que metiera la voz y con los hermanos Garciolo de Inertial Mass. Con este material grabamos una demo. Se la enseñamos a David Rotten, que llevaba en aquella época Drowned Productions (actual Xtreem Music), y nos la sacó en mini compact. El trabajo tuvo una buena aceptación tanto en España como en el extranjero, y David me ofreció grabar un LP. A partir de ahí ya busqué una formación estable que se quedó con Pincho, Rubén, Iván, Toni Rizos y Pep Núñez, que era el teclista. Así empezó todo.

I amb aquesta formació vàreu continuar fins al segon disc?

Vicente: No. En el segundo disco cambiamos de formación.

Pincho: Sí. Cambiamos el teclista porque el que teníamos no quería ir de gira. Vino a grabar y…

Vicente: Él estaba estudiando magisterio musical y no quería dejar de estudiar porque se iba a ganar la vida (que de hecho se la está ganado) dando clases de música a niños en el colegio. No quiso venir de gira. Cuando salió la oportunidad de hacer una, lo dejó. Entonces cogimos a Óscar, que en aquella época era un niño de 16 años. Tuvimos que pedir permiso a sus papis.

Pincho: Tuvimos que firmar papeles y todo. ¡Él en dos meses se tuvo que aprender los temas!

Vicente: El tío reaccionó muy bien. Se los aprendió y fue el teclista de la gira del Melancholy y del segundo disco, el Elemental Changes.

Després del segon disc ho deixàreu i tornàreu al cap d’alguns anys, no és vera?

Vicente: Sí. Lo dejamos y después volví yo solo. Hice un LP en el 2005. Empecé con un batería y David Rotten de Avulsed a las voces. Hicimos una gira por España de 10 u 11 conciertos, algunos festivales y cuatro cosas. En los directos llevé una banda de soporte que eran los Blind Panic. Estaban Pedrito Zubiri, Sílvia y Carlos, que había grabado la batería. Los teclados los disparábamos con samples.

I el nom, per què vàreu triar Golgotha? Fou pel seu significat?

Vicente: Pues la verdad, lo escogí por un asunto bastante… (rialles). Yo era fanático del death metal, y había un disco que era mi preferido. Era de un grupo que se llama Incantation que tenía un LP que se llamaba Onward To Golgotha. Lo cogí de allí. No sabía ni qué era (rialles). Me gustó y punto.

Pincho: … luego yo lo busque.

Vicente: Y nos enteramos que era el monte donde habían crucificado a Jesucristo y tal.

Mira, idò, ni fet a posta. Al final queda de collons, no?

Vicente: ¡Vaya! (rialles). En aquella época, por hacerte el guay y el listillo, contabas: “no, le pusimos el nombre por el monte donde sacrificaron a un señor, y dió mucha pena… y tal“, pero, ¡es mentira! Lo saqué de un LP de Incantation (rialles). Si el LP se hubiera llamado Peporra, pues hubiera caído Peporra (rialles).

Idò tanta sort, perquè com a Peporra no sé jo si us hi veig… Tornam al tema dels vostres treballs discogràfics. Com dèiem abans, ja han passat molts anys des que vàreu enregistrar els vostres discs: Melancholy, Elemental Changes i New Life. Com els valorau ara, amb la perspectiva que donen 23 anys? Creieu que la vostra obra va tenir pes en l’escena musical, parlant del vostre estil, d’aquell moment?

Vicente: Hombre, yo creo que sí. Yo te puedo decir que somos los pioneros en España y que estuvimos creciendo con los pioneros de Europa. En el año en que salió el Melancholy, íbamos a la par con grupos que ahora están en alza cómo Moonspell, por ejemplo.

Pincho: De hecho lo sacamos a la vez que Moonspell.

Vicente: Yo creo que Melancholy es un LP que está a la altura de cualquier trabajo de grupos como Moonspell, Tiamat… y que tuvo bastante repercusión. Así y todo, siempre diré, y me lo puede discutir quien quiera, que a Golgotha nos faltó promoción y nos afectó negativamente ser de España. Si hubiéramos sido de Portugal o de Francia, y nos hubiera fichado Century Media o Nuclear Blast, que en aquella época eran sellos pequeños, pues ahora seríamos otro tipo de banda. El fallo es que a veces nos acomodamos. Nos ofrecieron grabar un LP y, siendo unos niños como éramos, con toda la ilusión del mundo, en vez de valorar diferentes opciones, no buscamos otra compañía, sino que nos quedamos con la que nos había ofrecido el disco.

De totes maneres, en aquella època Drowned era una discogràfica que a escala estatal tenia el seu nom dins l’escena musical extrema…

Vicente: En España sí, pero en el extranjero todavía no.

Pincho: Era bastante limitado el tipo de público al que llegaba.

Rubén: Era muy limitado. Distribuía a pequeñas discográficas de otros países.

Vicente: Mira por ejemplo a Tiamat. Ellos estaban en una compañía tipo Drowned pero, siendo alemana, tenían mayor distribución y más oportunidades de salir a hacer giras por Europa.

Rubén: Nosotros no hacíamos nada. Nos montaron cuatro conciertos.

Vicente: Y mucho fue gracias a tu padre, Rubén. En pocas palabras. Se tiene que agradecer más a tu padre que a cualquier compañía que nos haya apoyado (rialles).

Pincho: En Madrid, en Torrelló y dos más…

Vicente: Los otros dos fueron en Albacete y otro en Zaragoza, girando con Deranged.

Rubén: Sí. Pero la gira surgió a partir de estos conciertos que nos montó la compañía. Sacamos conciertos gracias al préstamo de mi padre y a un teléfono móvil que teníamos. Uno para todos (rialles). De ahí montamos una gira de tres meses y medio…

I tots aquests concerts que comentau, només foren per presentar el Melancholy?

Vicente: Sí, solo presentamos el primer disco. Con el Elemental Changes no hicimos nada.

Pincho: Bueno, hicimos el festival aquel, el Repulsive Fest, en el que tocamos dos temas.

Vicente: Fuimos obligados. Teníamos malos rollos con la compañía, con los productores…

Pot ser que estigui intuint que del segon disc no n’estigueu gaire satisfets?

Vicente: Piensa una cosa. Tú tienes toda la ilusión del mundo en unos temas que te gustan, que te has currado, te has imaginado como sonarán… y viene un productor y te lo jode todo.

Pincho: Es que fue en plan “Traemos un productor de Holanda“, y a todos nos pareció muy bien la idea. Pero al final resulta que el tío era un negao. Se dejó trabajo a medias, se largó sin acabar… Además, el tío era un malmeto. Todo el rato nos estaba comentando cosas en plan “el teclista es mejor que tú…” o “este toca muy mal la guitarra” y “este canta así, a la puta…”, y así todo el rato, ¿sabes? Presionaba mucho.

Rubén: El tío metió mucha presión. Además, la cagó antes de empezar porque nos grabó en el primer formato digital, en ADAT, que son como unas cintas de video que graban a 16 bits. Era de los primeros formatos digitales que se empleaban en los estudios y tenía muy poca calidad. El digital todavía no llegaba a la calidad del analógico como ahora.

Pincho: Además, estuvo metiendo cosas raras, cambiando otras…

Vicente: Es cierto. Pero, de todas formas, conozco a un montón de gente que me dice que el Elemental Changes es su disco preferido.

És que està molt bé. L’he estat reescoltant aquests dies per posar-me les piles amb l’entrevista i trob que és un disc que pel que fa a arranjaments està molt treballat. Inclús té molts detalls que m’agraden més que el primer. De totes maneres és vera que el so és una llàstima. Es carrega l’essència del disc…

Vicente: Tengo un compañero que tocaba antes conmigo que es un musicazo. Siempre me dice que el Melancholy no le gusta, pero que el Elemental Changes le parece una pasada.

Pincho: Siempre es así. Siempre el primer disco es más garrulo. En el segundo ya te lo has currado un poco más.

Vicente: Yo el otro día lo estaba escuchando, para refrescar. Me puse al nivel de estar escuchando un disco y flipé. Es un trabajo que personalmente he criticado mucho por la producción y por los malos rollos que tuvimos, pero, escuchándolo después de 20 años, es un disco que está de puta madre. Le faltan cosas, otras se han cortado… pero no está tan mal.

Golgotha 3

I el darrer? El New Life?

Vicente: Creé unos temas y me gustaron. Pablo Ochando me animó a sacarlos y lo hicimos en su estudio. En ningún momento pensé que iba a ser algo de Golgotha. Pensé que lo grabaría y ya veríamos cómo salía. Grabé todas las guitarras y los teclados, invité a gente para que tocara algunos solos, uno de los bajos lo grabó Toni de Golgotha, la batería la grabó Carlos, y Rotten hizo las voces. Al final salió como Golgotha porque el Rotten me volvió a liar (rialles). Pero no lo saqué con él, lo sacó un sello polaco. Y lo movió bastante. De todas formas, era una época en que ya estaba todo muy saturado. Nosotros no supimos aprovechar nuestra época. El disco salió en el 2005, un momento donde cualquiera graba un disco en su casa. Antes tenías que currarte los temas en el local, en el estudio… era otro tipo de curro.

Tampoco me hablaba con éstos para nada. Cuando saqué New Life no nos hablábamos (rialles). Ni siquiera les dije nada. Estábamos distanciados totalmente, y no había ningún tipo de contacto. Cosa de la que me arrepiento porque me parece una gilipollez estar tantos años sin hablarnos por nada. Porque nadie acabó mal, que yo sepa.

Rubén: Hubo un estrés muy grande en la grabación del segundo disco. Y eso pasó factura.

Vicente: Éramos muy jóvenes. Orgullosos y rencorosos (rialles).

Amb la reunió de 2015, quins són els vostres plans? Continuar amb el grup? Celebrar el 20è aniversari del Melancholy? Traure nou material?

Vicente: Cada uno tendría que hablar de lo que piensa. Por mi parte sacaría un disco nuevo, y seguiría el resto de mi vida ahora que somos adultos. Sin ningún tipo de problema. De hecho, pretendo que pase eso. No sé el resto qué piensa…

Pincho: Sí, empezó con esto: juntarse para tocar… Tocamos un tema con Helevorn hace un año en la presentación de su disco. Me lo pidió Sandro porque sabía que no le iba a decir que no (rialles).

Rubén: Recuerdo una vez que fui a un concierto en Santa Maria donde tocaban Helevorn con unos italianos que hacen death metal. Esa noche Helevorn tocaron una versión nuestra. Hicieron “The Way Of Confussion”. Y la presentaron en plan: “vamos a tocar una versión de Golgotha, y está Rubén por aquí” y tal… Yo me puse rojo como un tomate. Toda la gente mirándome y yo ahí en medio, ¿sabes? (rialles). No tenía ni idea de que fueran a hacer eso. Después hablé con el bajista y me dijo que estaban en una actuación en Checoslovaquia (o no sé donde) y que estaban escuchando ese tema en el camerino antes de salir a tocar. De ahí salió la idea de hacer una versión. Luego se vé que ya os engancharon a vosotros para actuar en la presentación del disco.

Pincho: Ellos querían tocar esa, “Way Of Confussion”. Pero lo estuvimos hablando y les comenté que mejor sería hacer “Lonely”.

Jo hi era, i va ser un moment per a recordar. Molt emocionant.

Vicente: Aquello fue muy bonito, pero para mí el momento más emotivo en estos 23 años fue el último concierto que hemos hecho. El Mallorca Extrema Festival 2015 en Sa Possessió.  Ese día hubo algo especial. Mágico. Fue como si no nos hubiéramos separado jamás en la vida. Salimos y parecía que hubiéramos estado ensayando siempre.

Pincho: Vino mucha gente, además. ¡Y respondiendo a tope!

És que, parlant ara com a públic, la meva sensació en el seu moment va ser com de coitus interruptus. Un grup que molta gent tenia com a referent a escala estatal, que de sobte treu un disc que, en aquell moment, no vaig saber apreciar com ho puc fer ara…, i que, a més, es desfà!

Vicente: A veces el tiempo te hace ver que hay cosas que no se supieron apreciar en su momento. Yo creo que Golgotha tuvo algo de mala suerte. La gente dice que no, pero yo sigo diciendo que en aquella época ser español era jodido.

Rubén: Un ejemplo clarísimo es que en algunas críticas decían “Golgotha, ¡el grupo que NO SUENA ESPAÑOL!” (rialles). Era como un estigma ser español. O de Italia, que los italianos también estaban muy estigmatizados.

Pincho: Sí. Estuvimos hablando con algunas discográficas y nada. Lo querían todo hecho. Querían que te pagases el estudio, que te grabaras todo, que te pagaras las copias… ellos sólo ponían el sello.

Vicente: Había compañías de mierda, súper pequeñas, que eran cinco tíos en un cuartucho embalando LPs, como eran Century Media o Nuclear Blast, que ahora son las más grandes del mundo. Y en esa época todas las bandas que tenían eran alemanas, inglesas, suecas y tal. Nadie de España conseguía nada fuera. Costaba mucho. Ahora Century Media ha fichado a Toundra, a Angelus Apatrida, a los 77… y antes, ¿qué teníamos? A David Rotten. Y, ¿qué hacía David? Pues movía lo que podía por España.

Pincho: David miraba más por su banda (Avulsed), que es normal.

Vicente: Pero fíjate, de lo que estábamos hablando: un grupo como Avulsed, que lleva 20 años tocando, que tienen un nombre, y todavía no ha fichado con ninguna compañía extranjera. Ahora Angelus Apatrida fichan con Century Media. Y Toundra. Son grandes bandas, la verdad, pero no sé como lo han hecho.

Tornant al tema dels plans de futur: estau component temes nous?

Pincho: No. Estamos ensayando y estamos mirando para tocar fuera de Mallorca. Por ahora a nivel estatal.

Vicente: Estamos en contacto con una compañía de management de Valencia que están interesados en llevarnos, y estamos negociando. Ya tenemos algunas cosas confirmadas… el Fraguel, el Tunnel… (rialles).

I els temes antics, com els vàreu compondre? Els va fer algú? Va ser feina de tots?

Rubén: Las letras son todas de este hombre (assenyala en Pincho).

Pincho: Bueno, todas no…

Vicente: De letras, yo sólo escribí las del New Life. Musicalmente, los primeros temas los compuse yo enteros. Luego, ya en el Melancholy y en Elemental Changes aportó todo el grupo. Venía alguien con algunas ideas, o con un riff, y luego entre el resto íbamos metiendo cosas

Les temàtiques clàssiques de les lletres dels grups de doom metal solen ser sentiments com la tristor, la melancolia, l’angoixa o les pors. En el cas de Golgotha, trobam també aquests continguts de manera oberta?

Pincho: Sí. Más que nada hablan de gente que lo pasa mal. Aunque también se pueden ver desde diferentes puntos de vista. Hay un tema, por ejemplo, en que siempre nos estamos discutiendo Rubén y yo. Él la ve de una manera, yo la veo de otra…, y además la autora de la letra, que es una amiga nuestra, tiene otra visión diferente.

Rubén: Yo siempre la he interpretado de una manera, y mientras la he tocado me imaginaba cosas. Yo tengo una idea para hacer un videoclip con esa canción, y, después de tiempo hablándolo con Pincho, aún no nos ponemos de acuerdo sobre de que va el tema (rialles). Incluso se lo pregunté a Silvia (la autora), y lo que me dijo no tiene nada que ver con ninguna de nuestra interpretaciones (rialles).

Pincho: Es que es una letra muy genérica. Va de una persona y se juega con eso, con la ambigüedad. En el segundo disco se hizo una historia seguida en la letra de casi todos los temas. Era conceptual. Hablaba de buscar un objetivo y de los diferentes obstáculos que te encuentras en el camino.

Vicente: Yo reconozco que tengo mucha vergüenza, tío, ¡porque no sé de que coño hablan los temas (rialles)! Culpa mía por no haberle puesto interés (rialles). Recuerdo algunos porque le pasé algunas ideas a Pincho en un borrador asqueroso, “Lake Of Memories”, “Immaterial Deceptions”…, y él se encargó de darles la forma final. Yo hacía una historia, y él cogía y la arreglaba. Pero fueron eso, cuatro temas: “Lake Of Memories”, “Immaterial Deceptions”, “Embrace Me”  y

Pincho: Y “Caves Of Mind”.

Vicente: ¿Esa? Pero si Caves Of Mind es un tema instrumental, ¡tío!

Pincho: La versión que está en el mini tiene voz. El primero es con voz.

Vicente: Hostia, qué bueno, no me acordaba tío… pero espera, ¡espera! Ese tema no salió. Está sólo en la demo. ¡Es un tema inédito!

Idò, mira… el podríeu tornar a enregistrar. Una altra pregunta. A part de vosaltres tres i en Toni, que sou tots membres inicials, ara mateix Golgotha està format per dues persones més. Els volia demanar directament què significava per ells formar part d’un grup com Golgotha, però com que no han pogut venir giraré la pregunta. Què tal aquests nous integrants? Per què els vàreu escollir a ells i no a uns altres?

Vicente: Bueno. Nos pagan para venir a cada ensayo (rialles).

Pincho: Lo más importante es que los dos eran fans de Golgotha.

Vicente: En principio se lo planteamos al guitarra antiguo, pero dijo que no por motivos personales. Luego cogimos a otro tío, pero se tuvo que ir a trabajar al extranjero…

Pincho: Luego probamos a un par más, pero nos quedamos con Juan. El día que tocamos en Es Gremi fue el primero que nos vino en plan “¡oye! ¿os vais a juntar otra vez???” Son gente a quien le gusta. Y Pedro, el teclista, igual. Se sabía el Melancholy de pe a pa. Incluso había hecho una versión de un tema con el bajista de Helevorn que grabaron y todo. Se le ve que disfruta.

I vosaltres, mentre no éreu a Golgotha, què heu fet?

Rubén: Jo he fet de tot, tío! He estado con Pregnant Dolls, con Invasores de Marte, con Desmodus, he hecho de productor… He tocado todos los palos, no sólo metal: punk rock, surf, black metal…, y seguro que me dejo algo olvidado por ahí. Ahora estoy en Battlehorn, otra banda de viking metal con la que toco. También estuve con Age Of Judas, con los Mutantes…, y alternándolo todo con el trabajo de técnico de sonido y de productor.

Pincho: Yo he estado haciendo industrial, y cuatro cosas…

Vicente: Yo estuve con Psideralica tocando el bajo, con los que fuimos a hacer un par de actuaciones por ahí… lo hice porque no tenían bajista. Después ya hice el New Life y nada más….

Rubén: También estuve haciendo cosas con Carmen Jaime. Compuse cuatro temas con un teclado (que le compré al teclista antiguo de Golgotha), y ella me dio una mano. Los grabé y todo. Se llamaban “Red”, “Blue”… A Carmen le gusta mucho el jazz. Es una gran cantante. Pero con el tema del metal, venía al local y con el volumen y demás decía “Hostia, que me voy a cascar la voz“, y lo acabó dejando. En ese proyecto estaba también el antiguo guitarrista de Taïfa y el Txus Santana. Por aquel entonces quería hacer una historia rollo Anathema.

Vicente: A mí, cómo cantante femenina, me gusta mucho Silvia Fluxà. Creo que esa tía es perfecta. Haga lo que haga. El otro día compré el LP que acaba de sacar ahora nuevo y, ¡buah! ¡Qué voz, por favor!

Vaja, que no estau tancats en l’etiqueta de metal extrem, ni pel que fa a gustos ni com a músics… Així i tot, com a Golgotha, us considerau un grup de metal extrem?

Pincho: Qué va. La música de Golgotha la escuchas ahora y para nada. Antes siempre nos catalogaban como underground, extremo y tal, pero ahora lo escuchas y hay 20.000 grupos que hacen ésto y no son ni extremos, ni son death, ni son black, ni son nada… son metal con bastantes variantes.

Vicente: Yo tengo curiosidad por saber como será el próximo LP…

Pincho: ¿Cómo será? Redondo…(rialles).

En els vostres treballs sí que es noten unes influències i uns gusts molt tendents als grups del primer doom com Anathema, My Dying bride i Paradise Lost, per dir-ne alguns dels més coneguts…

Vicente: Sí, pero te voy a decir una cosa. Cuando empecé, los primeros temas tenían muchas más influencias de death metal que no del doom. En “Lake Of Memories”, por ejemplo, hay trozos de “Bolt Thower”.

Pincho: Otro de los grupos que nos influenciaron bastante y que escuchábamos mucho cuando grabábamos el mini fueron Orphaned Land, de Israel. Eran las cuatro cosas que había: Orphaned Land, Anathema… y todo ese rollo.

Anathema han canviat moltíssim des del seu començament…

Vicente: Ahora hacen cómo indie…

Rubén: A mí me gustan mucho de todas maneras. Me suenan muy Pink Floyd.

Vicente: ¿Ahora? ¿Has escuchado lo que hacen ahora? Parecen LA! Yo no los soporto…, y mira que me gusta toda la música, pero tío… Tú te habrás quedado en el Eternity.

Rubén: ¡Que va! Yo me quedé en ese en que la portada es como de un suicidio, que es como un coche, el A Fine Day To Exit.

Vicente: De ese hace un montón de años. Mira, aún el anterior me gustó. Tiene los dos primeros temas que son buenísimos, los “Untouchable I” y “II”, pero el último me parece bastante chunguillo. Mira, hablando de influencias, yo al principio era muy fanático de Paradise Lost. Aquello era death metal, pero más melódico y rebajado de velocidad. Y si hablamos de doom metal, ¿sabes quién hacía doom metal? Black Sabbath.

De totes maneres, si parlam de doom metal, aquest, com a etiqueta, engloba moltíssima diversitat de sons. Des de rotllos i sons més clàssics, com Black Sabbath, a coses molt extremes, passant per grups més heavys, com podrien ser Candlemass, i moltes altres històries gòtiques, psicològiques, mitològiques o psicodèliques…

Vicente: Claro. Mira grupos como Tiamat. Empezaron haciendo black metal, luego death metal melódico y han acabado haciendo gótico. De todas formas, a mí las etiquetas me parecen una chorrada.

Rubén: Hombre, sirven para saber qué te vas a encontrar, para guiar a la gente. Yo creo que el doom, a diferencia del death en que se hablaba de la muerte de forma explícita, habla sobretodo de la pena y la tristeza. Luego se ha ramificado, y hay grupos que se han tirado a otras temáticas: temáticas y sonidos románticos, otros más góticos, rollos más místicos o esotéricos, movidas del universo…

Vicente: Yo prefiero que me llamen Golgotha a que me llamen doom metal.

Aleshores, no us sentiu identificats amb l’etiqueta?

Pincho: Es que lo escuchas ¡y no tiene nada de doom! (rialles). Hombre, tener tiene, ¡claro! Pero tiene de todo. Hay trozos súper rápidos tirando a Slayer. Te pones a buscar en lo que edita  Napalm Records, Earache  o cualquiera de estos sellos y hay muchas cosas así. Además, la gente está un poco más abierta actualmente. No es como antes, que era “esto o esto“. Ahora se escucha de todo. A cualquiera que sea heavy le pones nuestra música y le entra. Antes había gente que lo encontraba muy pesado. Es lo bueno de Golgotha, que tiene de todo. Fíjate, por ejemplo, en la canción “Stillness”. Es el tema más lento de todos, pero también tiene la parte más rápida de todo el disco y no queda extraño. Está donde toca.

Vicente: Exacto. Doom es Helevorn, que son lentos todo el tiempo. Con algún medio tiempo, con melodías, con voces… ¡eso es doom! Pero nosotros tenemos trozos deathmetaleros, trozos heavys, partes de thrash…

Rubén: A mí lo que me gustaría mantener en Golgotha es la esencia que tiene el Melancholy. Esa atmósfera de tristeza. Quizás hay temas como el primero del Elemental Changes que pierden un poco esa esencia, y a mí me molaría conservarla. Por ejemplo, las melodías de guitarra haciendo las terceras. Incluso mi hermano, que no sabe nada de música, me decía: “esto son guitarras lloronas…” (rialles).

Vicente: De todas formas, si componemos con Golgotha, yo no sé si voy a hacer algo parecido a lo que hemos hecho hasta ahora… Yo me voy a dejar llevar por lo que salga. Lo que no voy a hacer es copiar un Melancholy.

Rubén: Yo no hablo de copiar un Melancholy, pero sí de conservar una esencia, una identidad…

Vicente: Pero yo no sé si eso se puede hacer. ¿Tú crees? ¿Después de 20 años?

Rubén: Sí que se puede. Además, yo he escuchado tus riffs… (rialles), y son tuyos. Vienen de ti como venían de ti en el Melancholy. Tienen mucho que ver con aquello. Es nuestra esencia, somos nosotros. No es copiar ni convertirnos en un “grupo homenaje” a nosotros mismos. El Melancholy es un disco que te lo pones entero y te engancha. Lo escuchas de principio a fin. Tiene una atmósfera y una esencia que me gustaría conservar. De hecho, lo que me has pasado, que he podido escuchar, lo conserva.

Per la meva part, esper que així sigui. Canviam un moment de tema, si us pareix. Els que estam aquí asseguts, per edat, hem viscut l’època dels 80 i principi dels 90. Aquesta època sovint està molt mitificada dins el món del metal. Creieu que, a Mallorca, aquesta època va ser realment tan daurada? O, en canvi, és més daurada ara tant pel que fa a l’escena com a les oportunitats?

Vicente: Para mí es más dorada ahora. Antes no había “nada”. Estaba el hermano del Pincho con los Acero, los Elikat… Estaban Zentauro, Éxtasis…

Ahora, perdón por la expresión, voy a ser un cabronazo. Actualmente, cualquier joven que tenga una banda toca mucho mejor que nosotros, en todos los aspectos, porque ha tenido más facilidades. Hay muchos que se creen grandes artistas y grandes músicos, de los que yo opino que en nuestra época no hubieran hecho nada. Nosotros lo luchábamos. No teníamos apoyo de nadie. Ni nuestros padres nos compraban nada …

Pincho: “¡Que dejes la puta música, ya!” (rialles).

Vicente: No teníamos ni dinero para pagar el local. Ahora hay gente a la que se lo pagan todo: la guitarra, el local, las clases… Todo. Digo ésto, porque a veces me he encontrado con gente, sin decir nombres, que me mira en plan “mira el viejo éste con los Golgotha, ¿pero quién son los Golgotha?” Cuándo yo era joven, me informaba de lo que había habido antes. Conocíamos a los Asfalto, a los Obús, a los Barón Rojo…, a tu hermano (referint-se a en Pincho), que fue una institución en Mallorca. Él, el Gabi, el Pescadero y toda aquella gente… los Virus, los Zentauro…Nosotros hemos chupado de ahí siempre. Pero muchos de ahora no han chupado de nosotros. Han chupado del youtube y de lo fácil que es actualmente aprender a tocar la guitarra. ¿Quién te enseñaba antes a tocar la guitarra? Casi nadie. Estaba Tolete y Gabriel Rosales, que te enseñaba cuatro cosas con la acústica aquella (rialles). Ahora tienes todas las técnicas del mundo al alcance de la mano. Nosotros no teníamos internet ni sabíamos qué era una Gibson. Ibas a Musicasa y decías “quiero una guitarra, pero no puedo gastarme más de 10.000 pesetas…“, y te daban una mierda con las cuerdas levantadas, y tú tocabas con “eso”.

Tocaves amb allò i li devies treure tot el partit del món…

Vicente: ¡Vamos! De hecho, yo he grabado un LP, el primer LP que salió en España de death metal, con una mierda de guitarra increíble (rialles). Ahora te vienen que si las pastillas DiMarzio especiales, que si el mástil tal, que si las cuerdas no sé qué…

Rubén: Me acuerdo que íbamos a ver a Paco Chaplin, del Musical Chaplin, y le decíamos: “queremos cuerdas de un calibre más grueso, porque afinamos en Do“, y nos contestaba “¿Cómo en Do? Pero, ¿qué es eso? ¿Os inventáis los acordes?”

Vicente: ¿Sabes cómo aprendí yo eso de la afinación en Do? No había internet, y todo iba con cartas y fanzines. Yo me escribía con gente de grupos cómo Anathema o My Dying Bride. Ellos me decían que afinaban la guitarra en Do, que tenía que bajarme dos tonos y tal. Cuando iba a las tiendas me decían que eso era imposible, que se jodería el mástil. Entonces yo me iba al local y probaba. Me acuerdo que grabé el LP de Unbounded Terror con una imitación de BC Rich de puntas negras que me costó 13.000 pesetas. Para la gira de Unbounded Terror Toni se compró una Ibanez como la de Steve Vai, y yo una BC Rich, aquella de gama barata asquerosa, roja, y con eso nos íbamos de gira, tocábamos y grabábamos…

Rubén: Yo quiero destacar una cosa. Antes, haciendo metal, el mero hecho de grabar algo y que sonara bien era muy difícil. Ahora lo que yo veo, como productor, es que lo difícil es hacer buenas canciones. Porque hay muchos que suenan igual. Vale, hay grupos que suenan de puta madre, pero los temas no me gustan. Aburren. Y eso es básico: los temas tienen que ser buenos.

Pincho: ¡Sí! Hay muchos grupos sonando parecidos. Coges patrones, los metes aquí, los pegas allí…

Rubén: Aún así, siempre va a haber gente que destaque y que aporte algo, que diga algo diferente. Es un tema de evolución humana, siempre habrá quien te sorprenda. Y eso es lo que que hace que destaquen unos grupos y otros no.

Vicente: Yo casi sólo escucho música antigua. Hoy por hoy, desde hace diez años, no hay casi ni un puto grupo que merezca la pena.

Golgotha

Parles de Mallorca?

Vicente: No, no. En general.

Pincho: Bueno, ¿algunos hay, eh? Mira los Crobot, por ejemplo. No es mi rollo, pero me encantan.

Vicente: A mí no hay casi ningún grupo que me sorprenda. ¿Sabes qué me está sorprendiendo ahora? Grupos de los 70 que sólo sacaron un LP… Sólo se conoce a Black Sabbath, pero hay una cantidad de grupos oscuros que los escuchas y piensas “joder, ¡ahí está la esencia!”. Ahora todo suena demasiado perfecto. Todo parece sintético, tío. Escuchas el último de Soilwork o de In Flames y dices “¿pero ésto qué es?”

Rubén: Todo suena muy bien, es verdad.

Vicente: ¡Claro! ¡A lata! Lo analógico era una curva, y aquello son cuadraditos. La música ya no es orgánica…

Rubén: Hay grupos que ya ni la tocan. La dibujan.

Vicente: De todas formas, hay muchos grupos que sí que son genuinos, los Crobot que decía el Pincho, por ejemplo. O muchos grupos que hacen lo que ahora se le llama stoner-rock y tal, como Kadavar, por ejemplo…

A part del que hem parlat fins ara, de les possibilitats, facilitats i demés… hi ha un altre tema del qual m’agradaria saber si pensau que ha canviat o no. El suport als grups, en l’àmbit institucional o de promotors, com estava i com està ara? Hi ha més suport? N’hi ha manco?

Vicente: Hay una cosa que sí que ha cambiado mucho. Ahora hay conciertos a todas horas. Puedes tocar en todos los sitios que te dé la gana. Baretos, salas… Nunca había visto lo que está pasando ahora en Mallorca. Hay fines de semana que no sabes donde ir.

Pincho: Pero eso también pasa porque todo el mundo se baja los pantalones… No es como antes, que tocabas, ponías entrada y te llevabas la pasta.

Rubén: Yo creo que es lo de siempre. El que tiene padrinos hace algo. Aquí no hay nada. No es como Inglaterra, por ejemplo, donde hay escuelas, hay discográficas, hay un tejido de sitios potentes donde tú puedes ir a tocar. Aquí el Gobierno pone más IVA, pone más impuestos a los bares…

Vicente: Bueno… Tú no te podrás quejar, que el Ayuntamiento te ha puesto en las listas para actuar en San Sebastián… A nosotros ni nos han puesto.

Això us volia demanar ara. Què us pareix aquesta iniciativa? Vosaltres no hi éreu, no?

Vicente: ¡Qué va! ¡A los Golgotha no nos han puesto!

Però us presentàreu a la convocatòria que varen fer?

Vicente: Yo ni me enteré que había una convocatoria. Yo y el Pincho hemos vivido los Pop Rocks. Antes nos íbamos al Ayuntamiento, nos apuntábamos y tocábamos. Y ahora, ¡¿esta puta mierda?! Con respecto a este tema, yo soy el tío que me he sentido más engañado del mundo (rialles). Vinieron los de Som Palma: “Som Heavys. Nos reunimos todos en s’Escorxador para hacernos la foto, porque Som Heavys”. Y yo fui, me hice la foto y tal y cual. Después me llamaron por teléfono y me dijeron: “necesitamos que nos hagas una bio urgentemente porque vamos a mirar de meter a WarPigs (Grup tribut a Black Sabbath) en las votaciones para San Sebastián”. Se lo envié todo. No hemos salido. Yo he pedido explicaciones y no me las han dado.

Però, ¿et cridaren de l’Ajuntament?

Vicente: No, una persona que se dedica a eso. Pero fíjate que “apoyo” hay. Antes era muy fácil. Ibas al Ayuntamiento, te apuntabas y punto. Las instituciones daban más facilidades que ahora. Por ejemplo yo, con éste careto, he conseguido un concierto en Ses Voltes con Unbounded Terror y otro con Golgotha. A parte, he tocado en todos los Pop Rocks que se hacían en el Matadero y en el Pueblo Español.

Pincho: Yo ni eso. Yo me fui a las escaleras aquellas de la Plaza Mayor, el día de su inauguración, y me metí a tocar ahí con el Fermín. Ensayábamos allí cerca. Salimos corriendo para allá, tocamos tres temas y nos volvimos para adentro (rialles). Se colapsó aquello, ¡tío! Hasta donde están las estatuas, todo aquello lleno… tocamos con los Liberate Tuta Me.

Rubén: Pues yo creo que esto de las votaciones es la primera vez que lo hacen, y está muy bien. Creo que han empezado a abrir una puerta que de cada vez se va a abrir más. Yo intento ser positivo.

Vicente: ¿Pero tú te crees algo? Si ya se conocen las bandas que van a tocar. Yo con este tema estoy bastante quemado porque me he sentido engañado en nombre del Ayuntamiento. Los grupos que van a tocar ya están decididos. Da igual que votes mil veces. No se hicieron las cosas como se debía. Casi nadie se ha enterado de como se tenía que apuntar ahí.

Pincho: A parte, ¡yo no he podido votar nada! Como no tengo la tarjeta ciudadana…

Vicente: ¡Esa es otra! De golpe y porrazo salen unas listas con unas bandas. No han dejado que nos apuntáramos. Death Light puso cinco grupos, otro ha puesto otros, y Balear Acustic ha puesto 80 grupos (rialles)… Y con todos los otros, ¿qué pasa? ¿que no podemos apuntarnos? Mira, me da igual. No voy a ir a ninguna puta plaza. Mi careto no lo verán.

Rubén: Bueno, si tocamos los Battlehorn vendrás, no? (rialles). A mí me haría ilusión tocar, porque desde hace más de 10 años que en San Sebastián he currado como un cabrón ¡durante 24 horas!

Vicente: ¡Tampoco! ¡Si no vais a tocar! (rialles).

Bé. Això és tot per la meva part. Si us pareix bé, donam per finalitzada l’entrevista. Moltes gràcies per tot i, esper, que fins una altra vegada!