TuTuPà, Gratant les cordes de la memòria

Tutupà portada 1

En un primer moment havia de ser un treball de final de Grau a la Complutense, però, al final, ha acabat convertint-se en una història molt més gran. TuTuPà és la criatura del periodista i locutor Alberto García, mallorquí de naixement i resident a Madrid des de fa set anys: és allà on, des de fa dos anys, presenta Carretera a Calgary, un programa musical de Rockola FM. A Palma, formà part dels grups TheOppsids i Lack Of Blame quan l’escena del punk i hardcore melòdic havia començat el seu declivi després d’uns anys daurats. La seva mescla d’interès i nostàlgia ha fet de TuTuPà un espectacular exercici d’arqueologia musical: una de les aportacions més completes i apassionades per un dels episodis culturals més insòlits de la Mallorca del segle XXI.

40PUTES: ¿Cómo te da, un día, por empezar un proyecto como TuTuPà?

Alberto García: Llevo siete años viviendo en Madrid y, entre todas mis pertenencias, me llevé de Palma los discos que más me gustaban. Destacaban una veintena de discos de grupos mallorquines, la mayoría de punk rock y hardcore melódico. Con el tiempo empecé a reflexionar y me di cuenta de que la escena musical que se formó en la isla fue única: es complicado encontrar en España un movimiento similar, con casi cincuenta grupos del mismo género. Intenté informarme sobre la realidad del punk rock en Mallorca y no encontré nada publicado, así que me decidí a investigarlo por mi cuenta…

El trabajo de documentación ha sido enorme, especialmente en lo que respecta a la recogida de testimonios orales…

Sí. Empecé a hacer entrevistas en las navidades de 2014, y he estado recopilando documentación y redactando hasta el pasado verano. He entrevistado en total a quince personas entre músicos, promotores y público. Algunos de ellos se han resistido semanas, pero al final he sido lo suficientemente pesado. Aun así, en total, se han involucrado unas treinta personas ayudándome a recopilar toda la documentación y a conseguir los contactos.

Percibo buen feedback, la verdad…

Sí, en general ha tenido muy buena acogida. He recibido agradecimientos de los músicos que formaron parte de la escena y para los que no conocían el punk rock mallorquín ha sido una manera de descubrir una historia curiosa. Pensaba que no iba a tener mayor repercusión que la que tuvo en junio, cuando lo publiqué, pero en octubre lo presentaré en un programa de Radio 3. Más adelante, también se publicará un resumen del reportaje en una revista nacional. Además he recibido tres propuestas para grabar un documental con testimonios de los protagonistas de la escena, pero no tengo prisa en dar el paso hasta que no consiga más material. Espero encontrar más fotos y videos porque sé que existen pero en formato analógico.

Thrash Out

Thrash Out

Y audios, también… Por ahí tienes material que no creí que existiera.

Bueno, ha sido un punto a favor publicarlo en digital y no en papel, creo que era mejor aprovechar todo el material que había guardado en cajones y en viejos discos duros. El hecho de que haya tanta documentación en forma de videos, fotos y audios le da más credibilidad a la historia, al final no es lo mismo que te lo cuenten que verlo con tus propios ojos.

¿Andas tras la pista de alguna maqueta o disco perdido?

Sí. Hay un disco de No Children inédito, guardado en un cajón que seguro que mucha gente quiere escuchar.

El otro día, hablaba con un amigo de cosas que habían sucedido en la escena hace ocho, nueve o diez años con una cierta nostalgia. Más de la que esperaba, incluso. De golpe, me sentí, como se dice, como un auténtico “viejoven”. ¿Qué grado de nostalgia hay en TuTuPà?

Es cierto que cuando contamos una historia vivida en primera persona tendemos a mitificar el pasado y es muy fácil caer en la exageración. Para evitar ese sentimiento “viejoven” he intentado contar con muchas voces distintas, al final entrevisté a más de veinte personas con las que espero haber construido un relato más cercano a la realidad que al mito.

A veces hablas como si no hubieras estado ahí…

La verdad es que, por mi parte, viví la escena casi en decadencia, no estuve en los grandes acontecimientos como el primer Punk Rock Journey, Punk Rock Elite, ni en la Fufu’sParty. Para que te hagas una idea, cuando TakeitEasy estaban grabando su primera demo yo tenía siete años y seguramente en mi reproductor sonaban las SpiceGirls, así que me he esforzado más en investigar esa parte que no conocí y que no viví.

¿Qué te llevó de las SpiceGirls al rock, por cierto?

Imagino que es un proceso natural, tampoco creo que fuera muy premeditado. Sí que recuerdo un CD de las SpiceGirls, pero también recuerdo en casa a Juan Luis Guerra, Los Secretos, Jaume Anglada, Mike Oldfield, y un grupo de punk rock peruano llamado 6 voltios. A partir de ir a una Fira del Disc con 14 años conocí el foro de Isladelamusica, vi que otros chicos buscaban a un guitarrista –en esa época, tocaba la bandurria en una rondalla con monjas- y me hicieron una especie de prueba tocando Basket Case de Green Day. Acabamos siendo TheOppsids.

TutuPà

Lack Of Blame

Ni idea…

Seguramente fuimos el peor grupo de punk rock de Mallorca, pero es verdad que gracias a ellos descubrí a NOFX y Lagwagon. Ahí me empezó a picar la curiosidad por el hardcore melódico y poco a poco fui descubriendo a grupos de la isla que me encantaban, como OneFoot.

Después formaste parte de Lack Of Blame…

Entré de casualidad en 2006 o 2007 en Lack of Blame porque conocía a Laia, que tocaba el bajo, y me presentó al resto del grupo una noche en la plaza Gomila, donde creo que fui más productivo haciendo contactos profesionales que en Linkedin. Main Line 10 nos ayudaron mucho y en cierto sentido nos apadrinaron, ya que éramos de los pocos supervivientes de la escena, y como ellos en aquella época tocaban bastante nos invitaban siempre a compartir escenario e incluso nos dejaban su equipo.

Recuerdo un tema vuestro: “Shewolf”, “Wolfgirl”, algo así…

Casi, casi. ¡Wolfman! Sólo grabamos esa y otra más. Duró poco, pero sí que fue intenso. En pocos meses recuerdo conciertos muy divertidos y con mucha gente en Casino Royale. Llegamos a ir a tocar a Zarautz invitados por Adrenalized, con los que todavía conservo la amistad. Aunque algunos nos llamaban “los Dovor”, un brillante juego de palabras en el que nos asociaban con Dover. La voz de Julia era muy buena y desde Upside Down no había ninguna chica al frente de un grupo de punk rock en la isla. Creo que esa diferencia también jugó a nuestro favor.

¿Se puede decir que el hardcore melódico provocó una fractura en una escena que, hasta entonces, estaba medianamente cohesionada? Quiero decir, recuerdo el antagonismo que había –y, en parte, sigue habiendo– entre la gente del Hipódromo y la peña que ensayaba en la antigua Assaig…

Sí que creo que existió esa división. Algunos de los tipos duros del hardcore-punk rechazaban el punk rock o el punky patinete asociándolo directamente con música para adolescentes y una moda de pijos. No digo que no fuese una moda, pero viéndolo con perspectiva, para mí tenía la misma credibilidad el pseudo-punki que berrea a “la puta sociedad” que un grupo de chavales del Lluís Vives con guitarras Gibson llorándole a aquella guiri que conocieron el finde pasado en Magaluf. Para bien y para mal.

¿Se ha exagerado con el paso de los años, esa rivalidad? ¿O no fue para tanto?

Creo que con los años todas esas tonterías de patio de colegio se han ido diluyendo, y aunque a veces fuera algo más sugestivo y no tan explícito, tengo la sospecha de que ese rechazo fue haciendo mella en la escena acomplejando injustamente a más de un grupo, que acabó por decir que hacían rock alternativo y componiendo medios tiempos. Una manera de estar en tierra de nadie. En cambio creo que había otros grupos que desde un principio, sin formar parte de una escena específica, sobrevivieron a los dos bandos, como Men, que pueden encajar en un cartel más metalero o en uno más patinete.

Painful

Painful

Sin entrar en detalles escabrosos, creo que la muerte de Gabi (NDR: baixista de Painful i membre també dels primers FastFoodSociety) fue algo así como un punto de inflexión en la escena del hardcore melódico mallorquín. ¿Crees que ese episodio tan oscuro marcó el principio del declive?

Hablar de Gabi supone romper un tema tabú en público, y respondo en base a las impresiones de algunos de sus amigos que entrevisté para TuTuPà. Si asumimos que el género se asociaba a la adolescencia y a un estilo de vida determinado, para algunos integrantes de la escena la muerte de Gabi supuso obviamente un duro golpe por la pérdida de un amigo que derivó en un encontronazo con la realidad: una excusa para reflexionar, la voluntad para superar el supuesto estancamiento en ese estilo de vida e incluso madurar de golpe. Por este motivo, la pérdida de Gabi algunos la asociaron de forma indirecta a un punto de inflexión de la escena, en definitiva, un ingrediente que se sumaba a los numerosos fracasos que registraron los grupos de la isla a la hora de intentar llegar más lejos durante esos años. Painful fue el mejor grupo de punk rock de Mallorca.

No eres el primero al que le oigo decir eso. Sebas, de FastFoodSociety, o Dani, de MainLine 10 también han dicho que fueron los mejores. ¿Por qué?

En realidad siempre he reivindicado a OneFoot como uno de mis grupos favoritos de la isla. Me parecían de lo más original en el género, hasta el punto de que unos amigos bajamos desde Valldemossa (donde ensayábamos TheOppsids) a Palma en autostop para verlos en la final del Musicnauta 2005. Pero ha sido en los últimos años donde he valorado más a Painful, sobre todo después de la investigación. Al final eran de los que más ensayaban pero de los que menos pretensiones tenían, por desgracia para algunos, porque al final eso repercutió en que podrían haber dado muchos más conciertos y grabado más canciones. Quizás por tener menos pretensiones tendemos a pensar que son más auténticos, aunque lo asociemos de forma inconsciente, pero el debate sobre la autenticidad es eterno y por prudencia prefiero no meterme en un jardín de esa categoría. Me contó Joan (FastFoodSociety) que calentaban los dedos antes de un ensayo tocando de arriba a abajo el “Punk in Drublic” de NOFX sin parar, y que en algún concierto se marcaron “The Decline” enterito, lo cual les da un rango más en la escala de reyes de la escena mallorquina. El mito de Painful ya forma parte del imaginario colectivo llevaba años esperando el momento para soltar semejante pedantería. Para alimentar todavía más el mito, Dani de MainLine 10, Cristian Sancho, Chema Crespí (Gatlink, Noiseast) y yo hace unos años quedábamos para tocar algunas canciones que componía Dani, y el nombre con el que bautizamos el grupo fue OneHorse Town, en honor a la “mítica” canción de Painful.

Otro punto de inflexión para entender el declive fue el sonadísimo playback de No Children en el escenario de los 40 Principales…

Teniendo en cuenta lo que comentaba antes de la autenticidad, efectivamente muchos interpretaron ese momento como una forma de pasar por el aro y venderse en el circuito comercial. Por otra parte, entiendo que es muy complicado ser coherente en el mundo de la música, si lo que quieres es difusión y que te escuche más gente tienes que tomar decisiones contradictorias. Imagino que ese día no fue fácil para ellos, si ya el “Reality” no tuvo tan buena acogida como el “Never Look Back”, para los puristas de No Children eso ya fue el remate.

Entre eso y convertirse en teloneros de AvrilLavigne…

Fue una experiencia más en su carrera y, de hecho, EdyPons cuenta una anécdota graciosa al respecto. Después de ese concierto, en los 40 Principales, ellos mismos bromeaban diciendo: “¿Y qué será lo siguiente? ¿Tocar con AvrilLavigne?”. Poco tiempo después recibieron la oferta de telonearla en el PalauSant Jordi de Barcelona y pensaban que era un amigo tomándoles el pelo. Pero no, aquello iba en serio. Volviendo a las decisiones contradictorias: tocar en el PalauSant Jordi vs. telonear a AvrilLavigne. ¿De verdad se negarían muchos músicos a tocar en ese escenario? Venga hombre, que tampoco era Enrique Iglesias. Al final muchos habían sido “Sk8 boys”… No sé si el concierto de los 40 Principales o el de AvrilLavigne marcaron la decadencia del género o de No Children en concreto, pero sigo creyendo que fueron un cúmulo de circunstancias. Desde luego ningún grupo de un género minoritario en Mallorca ha llegado tan lejos, por mucho que los detractores quieran decir que se vendieron. Aun así, de No Children me marcó más otro concierto. Coincidí con ellos un día que tocaban junto a No Fun At All y Adrenalized en el Plateruena (Durango, Vizcaya) en 2009. Recuerdo un momento muy crudo en el que parte del público mostró su rechazo a algunas de las canciones nuevas que tocaron en castellano, y esa imagen me pareció más dura que cualquier playback que pudieran hacer. Aun así, ellos siguieron el concierto con mucha profesionalidad, justo la cualidad que marcó la diferencia de No Children respecto a la mayoría de grupos de punk rock en Mallorca: profesionalidad y perseverancia.

Tutupà retrat

Me da que, llegado un momento, hubo como una importante domesticación. No sólo lo digo por No Children. Me acuerdo también de Little Kiss que empezaron fuerte con la demo Thisismy punk so FUCK YOU y terminaron sacando con Blau un disco en plan pop-rock radiofórmula…

El caso de The Little Kiss sí que fue más irrefutable que el de No Children. Tenían un objetivo claro y era sonar. Al fin y al cabo tampoco tuvieron nunca un público tan grande y tan fiel y creo que les importaba menos lo que pensaran de ellos. Además recibieron varias ofertas jugosas en esa dirección que obligaron a marcarse un ritmo de ensayos duro, hasta el punto de que Jordi, miembro fundador de la banda, se vio obligado a dejarlo. Es verdad que el Infinity no se entiende en conjunto, ya que tiene canciones inéditas, canciones antiguas regrabadas prácticamente sin cambios y canciones antiguas traducidas al castellano. En definitiva, un disco muy confuso y con una mala acogida entre el público de la escena punk rock que, sumado a las altas expectativas que tenían en ese momento por las promesas que finalmente quedaron en agua de borrajas, dieron lugar a un cóctel demoledor para ellos. Me habría gustado mucho ver a The Little Kiss (con Jordi también, puestos a pedir) en el último Guarpet Tur. A ver si para el próximo es posible.

Guarpet Tur, nuevas bandas (Limber, No More Time, etc.), el colectivo TheRawk, TuTuPà… ¿Porqué el hardcore melódico mallorquín vuelve a resurgir?

Primero, creo que ha vuelto, en parte, en forma de homenaje y con una voluntad de recordar un movimiento que adoptamos por imitación, pero que con los años hemos entendido que forma parte de la cultura local. Por otra parte, imagino que también ha desaparecido el complejo de pensar que el punk rock es para adolescentes. Ahora que ya todos sabemos quienes son los FooFighters y hemos seguido viviendo la música a través de otros estilos, ¿qué problema hay en decir que te gusta NOFX? Pero aunque el revival sirva de homenaje, en realidad no podemos estar viviendo continuamente del pasado, como este movimiento siga siendo endogámico creo que nos aburriremos nosotros mismos. Por eso me pregunto, quizás con ingenuidad, si todo esto también servirá para que haya relevo.

Fufu's Party

Fufu’s Party

¿Lo habrá?

Es complicado, pero sí que es una labor que nos corresponde, no solo el recordar la escena, si no intentar llegar a los que hoy tienen quince años para que alguno de ellos tenga la ilusión de montar un grupo. Esta reflexión en torno al relevo me lleva a lanzar una pregunta: en un hipotético caso de explosión de punk rock y hardcore melódico por parte de generaciones más jóvenes, ¿seríamos capaces de asumir que ya no somos los protagonistas o la soberbia nos llevaría a pensar que nosotros lo hacíamos mejor? En resumen, quiero interpretar este “revival” como un homenaje, como una manera de superar el complejo y como una forma de buscar el relevo generacional.

Y en medio de todo esto, TuTuPà. ¿Cuáles son tus planes ahora mismo?

El objetivo en un principio era publicar en papel, pero tenía tanto material entre vídeos, discos y fotos, que pensé que la mejor manera de aprovecharlo sería presentarlo todo en una web y dejarlo abierto para que todo el que quiera informarse, recordar viejos tiempos o simplemente curiosear pueda hacerlo sin restricciones. Con todo el apoyo que ha recibido el proyecto creo que esto es solo el punto de partida, la base para que siga creciendo con las aportaciones de todas las personas que quieran colaborar, ya sea dando su punto de vista o enviando más documentación.

¿Y el objetivo inicial de sacarlo como un libro?

Es algo que no descarto, aunque de momento me gustaría pulir lo que hay y ampliar contenidos. Espero que el proyecto siga desarrollándose sin perder de vista que el objetivo principal es reconstruir una parte de la historia musical mallorquina y poner en valor el trabajo de todas las personas que se volcaron en la escena.

Tomeu Canyelles
About Tomeu Canyelles
Historiador i periodista musical. Escriu o ha escrit per mitjans com Última Hora, Ara Balears, dBalears o, més recentment, Mondo Sonoro, entre d’altres. Dirigeix i presenta els programes “Illa Sonora” (BN Mallorca) i “Fang i Distorsió” (Ràdio Marratxí), al temps que és membre dels grups Marasme, Vogt, Forces Elèctriques d’Andorra i Te Corrs.