The Monster Ones, “I Wanna Be a Teenage Monster!!” (Broken Ass Records, 2012)

El rocanrol siempre ha conjuntado a la perfección con la subcultura –o cultura “basura”, como la denomina cariñosamente un servidor. Muchas bandas se han convertido en leyenda gracias a hablar en sus temas de personajes de filmes de terror, invasiones por parte de habitantes de otros planetas, historias de ultratumba, superhéroes y demás pobladores de la imaginería fantástica más casposa e irreverente. Canciones dedicadas a vampiros, actrices porno, monstruos del averno, películas de serie Z o asesinos en serie nos hacen evidenciar que no solo se ha de saber de música para montar un grupo. ¿Os imagináis a The Cramps cantando a la soledad, al amor, a la tristeza o al inexorable paso del tiempo sin hacer mención a Elvis, Tura Satana, moscas humanas, Russ Meyer, zombies, autocines y hombres lobo? ¡Ni por asomo! Para muchas bandas es su sello de identidad, y gracias a ello nos han marcado tantísimo. En este archipiélago no íbamos a ser menos, y tenemos nuestro propio conjunto musical de serie B: The Monster Ones. Llevan ya unos cuantos años haciendo rocanrolear a los más malotes de cada casa, mezclando punk ramoniano, rocanrol clasicote, una estética digna de la mejor noche de Halloween y unas letras que homenajean al cine de terror más cutre y delirante. Con la rotunda Cecile The Beast al frente como llamativa “frontwoman” de la banda, muy bien acompañada de Carpi Malone –quien también se encarga de toda la parte gráfica del grupo- y V a las guitarras, Bukake Kid al bajo y Maf a la batería –como podéis ver de convencionales tienen poco los muchachos-, nos presentan su segundo trabajo, un ep de cinco temas llamado “I Wanna Be A Teenage Monster!!”. Es su segundo trabajo publicado después del cd-ep “Transilvania Rock City” que autopublicaron en 2010.

A mi parecer, Monster Ones es una banda de pros y contras. Sus pros son claramente significativos: las ganas de pasárselo bien –y hacérnoslo pasar igual de bien a los que los escuchamos-, sus canciones directas y sin concesiones, el tener una integrante femenina al frente de la banda y la pasión y empeño que ponen tanto en sus publicaciones como en todos y cada uno de sus conciertos. Sus contras: lo poco novedoso de su propuesta, las -aparentes- limitaciones musicales de sus composiciones y que, desde luego, no van a cambiar el curso de la historia con ninguna de sus canciones. Seamos sinceros, ellos son conscientes tanto de lo bueno como de lo malo, y aún así siguen dando guerra, y tan solo por esa persistencia y pasión se merecen todo mi respeto y mi apoyo.

Centrándonos en “I Wanna Be A Teenage Monster” me gustaría destacar el sonido que han conseguido entre sucio, homenajeando a todas esas bandas de garage tipo Fuzztones, pero a la vez cristalino, que nos permite apreciar los detalles –pocos- musicales y –muy conseguidos- vocales del ep, dejando patente que la grabación que ha hecho Maf –baterista de la banda- ha estado muy currada y cuidada. El cd comienza con un trallazo –y primer single- llamado “Teenage Ramone” que, como no podía ser de otro modo, suena a Ramones 100%, con algún toque a lo Killer Barbies que se agradece. Os recomiendo visionéis el videoclip que han rodado a las órdenes de Skoriax el amoroso en las vías del tren de Sóller; es un claro ejemplo del espíritu desenfadado y fiestero de la banda. El siguiente corte del ep es “Monthy Mouse”, un tema muy guitarrero con un añejo sonido garage que homenajea en sus últimos segundos a los Misfits de Glenn Danzig al sonar su mítico “We Are 138”. “Mokus Party”, el tercer tema, es la canción rara” –por así decirlo- del trabajo: suena a una mezcla de hard rock bailongo a lo Kiss con algún toque funk y unas guitarras distorsionadas que lo hacen un tema muy movido y perfecto para el directo. Y el cuarto tema del cd –y quinto, ya que está partido en dos tracks– es el que más claramente define a Monster Ones como banda: una primera parte –track 4- que suena totalmente a crooner coñón, a lo Richard Cheese, pero en femenino, con un piano de fondo y un rollo guateque sideral que no se aguanta. La segunda parte –track 5- es todo lo contrario; potencia, desenfreno y punk rabioso del que los Misfits –lo digo porque el tema no desencajaría para nada en el último y más rápido trabajo de la banda con Danzig al frente, el alucinante “Earth A.D./Wolfs Blood”– estarían orgullosísimos.

Lo dicho, no van a cambiar el curso de la música balear –ni creo que lo pretendan- pero es necesario que existan bandas como ellos, que practican un directo incendiario, que no nos hacen pensar en chorradas como otras muchas bandas y que nos transmiten buen rollo y todo aquello que, al fin y al cabo, es el rocanrol: desfogue, algarabía y descoque…y de todo esto Cecile The Beast & cia. tienen a cascoporro. “I Wanna Be A Teenage Monster… One!!”

Pako Jeremy
About Pako Jeremy
Freak como los de antaño, sus mayores logros siempre han estado ligados al séptimo arte, la caja tonta y el cómic. Periodista gonzo durante más de 10 años en la revista Eros Cómix, se encargó durante ese tiempo de la sección sobre cine para adultos (mejor conocido como cine X) "El cuarto trasero". Dirigió, produjo y presentó el mini-programa de culto "Mondo raruzco" emitido por el canal local Tele Nova. Vocea cuando se lo permiten en la banda Gente tóxica, y es de ir al cine (si la cartera lo permite) dos o tres veces por semana. Con su barba nada hipster que luce es confundido muchas veces con Paul Naschy, cosa que adora.