Diez canciones para practicar la sodomía

SHARE:

Ilustración de Miguel Ángel Martín para “Los 120 días de Sodoma” del Marqués de Sade (Reino de Cordelia, 2012).

¿Piensa en el acto sodomita como en un feo vicio contra natura? El arte de la introducción del pene o dildo con arnés en el orificio trasero del compañero de cama supone una inversión en la función natural de los conductos participantes. Satán se masturba desde lo más profundo del averno cuando Ud. ensarta su miembro en el tramo final del intestino de algún incauto. O incauta.

Por fortuna, los tiempos en los que Enrique VIII castigaba la práctica de la sodomía con la horca y el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición dictaminaba terribles torturas contra los pecadores quedaron atrás. En la Mallorca actual es posible encular a sus amigos o ser penetrado analmente por ellos sin necesidad de transgredir las leyes.

En nuestra persistente labor que nos ha convertido en un modelo de existencia y nos conduce sin pausa hacia la perfección, los redactores de 40PUTES nos permitimos, una vez más, aconsejarle con sabiduría: en la intimidad de su hogar o en el cuarto oscuro de un antro nocturno, en la profundidad del descampado periférico o sobre el catre de un sucio motel de carretera, no practique el sexo anal en silencio. Recientes estudios científicos han desvelado que una adecuada ambientación musical ayuda a relajar el esfínter y reduce el riesgo de contagio de venéreas. A continuación, Joan Cabot, Pako Jeremy y Marina P. de Cabo le proponen una serie de canciones de muy diversa índole y pésima calidad que le ayudarán a perpetrar este tradicional acto con éxito.

+++

“Jungle Fever”, Chakachas

Es probable que no sea lo que Chakachas tuvieran en mente, pero siempre que oímos esta canción nos imaginamos siendo sodomizados por un macho latino de 2 por 2, lleno de tatuajes carcelarios y una polla del tamaño de nuestro muslo izquierdo en alguna sórdida celda iberoamericana. Supongo que deberíamos preocuparnos, pero por suerte no solemos escuchar a menudo esta canción.

+++

“Love on the Beat”, Serge Gainsbourg

El ritmo sintetizado de este tema ochentero marca la cadencia adecuada de la embestida por parte de la parte activa. Una voz femenina informa de la recepción de la acometida mientras el sugerente susurro del músico francés se desliza húmedo como una anguila: Brûlants sont tous tes orifices/Des trois que les dieux t’ont donnés/Je décide de m’introduire dans le moins lisse.

+++

“Eres una puta”, Ilegales

Una canción que habla de putas (pero no lo bastante), bocas que huelen a escape de gas, guateques encima de retretes, amores apestosos y culos femeninos llenos de peligros ha de terminar, además de que incita, con una buena enculada. Este emblemático tema de la banda de Jorge Martínez es todo un blues sodomizador que nos transporta al cuarto de baño de un after, en el que dos asiduos a estos locales, tan sodomitas de por sí, tiene una buena ración de sexo psicotrópico y animalote. La frase “Mueves bien el culo cuando vas borracha” nos hace sospechar que esta chica con aliento putrefacto dormirá esta noche con las hemorroides en carne viva, porque seguramente el lubricante brilló por su ausencia en ese wc.

+++

“Mi gran noche”, Raphael

Presten atención: el hit de Raphael no sólo revela que “el amor es mejor cuando todo está oscuro” sino que resulta infalible a la hora de “buscar otra puerta”. El cantante no tiene problema a la hora de confesar que “al despertar mi vida sabrá algo que no conoce”. La canción, de intención sodomita, dominará el subconsciente de la víctima elegida y le inducirá a convertir su recto en una acogedora estancia.

+++

“Bonnin’”, Andre Williams

La banda sonora perfecta para perder la virginidad anal a las 3:45 de la madrugada de una fría noche de enero sobre el capó de un Chevrolet Impala en el aparcamiento de un bar de carretera llamado Big Al’s Oyster Bar, a las afueras de Janesville, Nevada. En realidad todas las canciones de Andre Williams lo son y a saber cuantas mujeres americanas saben de qué hablamos.

+++

“Cake and Sodomy”, Marilyn Manson

El reverendo Manson incluyó esta canción en su primer album, Portait Of An American Family, que comienza con los gemidos de una joven porculizada y una frase lapidaria (“I’m The God Of Fuck”), toda una declaración de principios. Sólo este engendro musical sería capaz de mezclar dos cosas tan distantes, pero a la vez tan próximas, como pastelitos y sodomía. El tema desprende sexo sucio y primitivo, además de contener elementos tan degenerados como white trash arrodillada, reinas de plástico fornicadas por televisores, defecación oral y naciones porno. Y otra cosa que es mentada en la canción es la vaselina, esa cosa gelatinosa, aceitosa e incolora que nunca ha de faltar en una buena sesión de sodomía. Joder, nos apetece un trozo de tarta…

+++

“Till The Morning Comes”, Neil Young

Desde que un amigo nos dijo que ésta le parecía la canción perfecta para filmar un rape gang, no dejamos de pensar que en algún momento de su vida el inefable Neil Young dedicaba su tiempo libre a colarse en fiestas de cumpleaños disfrazado de payaso y reventar culos de pequeñas princesitas de ocho años. ¿Acaso nadie se ha fijado nunca en su mirada circa 1971? Ese hippie no tramaba nada bueno.

+++

“Nick The Stripper”, The Birthday Party

Desvirgue rectal contra la pared. Ausencia de lubricante. Sexo sucio y desbocado en una noche sin luna. La experiencia del dolor como evidencia de la vida. Olor a óxido, olor a cerrado. Gritos que son aullidos. Desgarramiento en el interior de una celda a lo Jean Genet, bajo la luz mortecina de una bombilla que no cesa en su zumbido.

+++

“Hell Bent For Leather”, Judas Priest

Cuando esta canción se publicó en el año 1978, muy pocos metaleros pensaban que este, aparentemente, himno sobre la estrecha relación entre el heavy metal y el cuero se trataba en realidad en una oda a los ojetes peludos de teddy bears que deseaba penetrar el bueno de Rob Halford, frontman de la banda y declarado homosexual. Seguro que los más jevotas de cada casa nos acusarán de sacrílegos, pero cuando algo es tan evidente -”Loco por el cuero” podría ser perfectamente el título de cualquier tema de Ru Paul, ¿verdad?- no hay poder del metal que valga. ¿Debería preocuparnos que éste sea nuestro tema favorito de la banda inglesa?

+++

Bonus track:

“Ass Fuckin’, Butt Suckin’, Cunt Lickin’, Masturbation”, G. G. Allin & The Scumfucs

Si este tema no habla de dar por el culo, entonce apaguemos y vayámonos. Alguien que en sus conciertos defecaba y arrojaba sus deposiciones a la audiencia no podía dejar un tema sexual tan controvertido (y divertido) fuera de su imaginería musical. Y seamos sinceros: todos aquellos que digáis que todo a lo que hace referencia el título de este –dicho sea de paso- temazo os da asquete (o ascazo) mentís como sarnosos hijos de una liendre. Bite it, you scum!

ABOUT AUTHOR

Madame

Gestora del bordell 40PUTES.